Do Education

COVID-19: ¡Cuida de tus ojos!

By 19 abril, 2020 No Comments

COVID-19: ¡Cuida de tus ojos!

El COVID-19 nos obliga a estar encerrados entre 4 paredes y nuestra visión sufre por ello, ya que funciona con eficacia cuando le damos la oportunidad de MIRAR A LO LEJOS funcionando de una forma relajada y sobre todo si funcionan los dos ojos juntos, también de forma coordinada.

Cuando realizamos una tarea cercana (lectura, escritura, ordenador, estudio, móviles, tabletas, juegos de mesa, dibujo…) a menos de un metro de distancia de nuestros ojos, se ponen en marcha DOS HABILIDADES VISUALES: ACOMODACIÓN y CONVERGENCIA.

ACOMODACIÓN: Una lente dentro del ojo (cristalino) se curva para cambiar su potencia y nos permite enfocar a la distancia que queramos ver nítido. Cuando vemos de lejos el cristalino se estira y se relaja.

CONVERGENCIA: Los dos ojos se mueven hacia la nariz más o menos para apuntar a la distancia donde queramos mirar de cerca y así, ver una imagen única de la suma de las imágenes de cada ojo. Cuando miramos de lejos nuestros ojos se alinean hacia el frente y se relajan divergiendo.

Sabiendo esto, desde que estamos encerrados en nuestras casas, ¿cuál es la distancia más lejana que has mirado? ¿La tele, a los vecinos de enfrente cuando aplauden cada noche alabando el trabajo de los profesionales?… ¿No mucho más, verdad?

Nuestra visión no está acostumbrada a forzarla tanto, hora tras hora, día tras día. Durante 2 semanas, 4 semanas, 2 meses…

Por ello, y más que nunca, los miopes y astígmatas más que nadie, pero todo el mundo en general, debería cumplir estas sencillas NORMAS DE HIGIENE VISUAL o ¡¡TODOS ACABAREMOS MIOPES!!, o con aumentos de nuestras graduaciones y con muchos signos de FATIGA VISUAL:

– Dolor de cabeza

– Cansancio visual

– Borrosidad de lejos

– Borrosidad de cerca

– Movimiento de la imagen que vemos en cerca o visión doble

– Ojos rojos, picor o molestias oculares

– Lagrimeo

– Sensación de ojo seco

– Problemas de rendimiento

– Falta de concentración

Si tienes algunos de estos síntomas aún puedes mejorar y rendir mejor, y si no los tienes, en tu mano está evitarlos.

1. MIRAR A LO LEJOS TODO LO QUE SEA POSIBLE. Sé que tenemos pocas opciones a menos que vivamos en un chalet, pero si vivís en un piso y tenéis que estudiar o trabajar un número de horas seguidas, si podéis, reorientar los muebles para que el escritorio esté frente a una ventana para que la distancia que puedas mirar de lejos sea lo más lejos posible.

2. DESCANSOS FRECUENTES MIRANDO A LO LEJOS. Cada vez que hacemos una tarea cercana prolongada deberíamos cumplir la NORMA 20/20/20: Cada 20 minutos haciendo una tarea cercana, descansar la visión enfocando algo alejado a 20 pies (6 metros) o lo más lejos posible durante 20 segundos y continuar después con la tarea cercana. NO vale con mirarlo durante un segundo y seguir la tarea. Al cristalino no le ha dado tiempo a estirarse y relajarse.

3. RESPETAR LA DISTANCIA DE TRABAJO. Cuando leemos, escribimos, pintamos, dibujamos, estudiamos, miramos el móvil, tableta u ordenador, intervienen las habilidades ACOMODACIÓN y CONVERGENCIA. Si dicha tarea dura más de 1 hora, estas habilidades visuales se estresan, se agotan y pierden eficacia.

4. RESPETAR LA DISTANCIA DE TRABAJO. La distancia a la que debemos colocar nuestra tarea respecto a nuestros ojos es a la distancia de Harmon (distancia del codo a la primera falange del dedo corazón, aproximadamente 40 cm, menos en niños), NO MÁS CERCA, y ser consciente de que si nos acercamos, estresamos aún más nuestra visión (aunque a veces nos dé la sensación de que vemos mejor).

El ordenador o portátil debe estar a unos 60-70 cm de distancia de nuestros ojos.

5. MANTENER LA CONSCIENCIA PERIFÉRICA. Cuando nos concentramos nos volvemos más focales es decir, nos concentramos en lo que estamos haciendo frente a nosotros y reducimos la consciencia de lo que hay a nuestro alrededor. Debemos ser consciente siempre de todo lo que tenemos a nuestro alrededor cuando estemos haciendo una tarea cercana. Cuanto más lejos esté lo que percibimos SIN MIRARLO DIRECTAMENTE por nuestra periferia, más relajado funciona nuestro sistema visual.

6. REALIZAR DESCANSOS FRECUENTES. Los descansos son necesarios en cualquier situación en la que hacemos una tarea cercana prolongada. Si fuera así, debemos: levantarnos de la silla cada 45 minutos o una hora y dar un pequeño paseo por la casa. Estirar el cuello. E ir a beber agua para mejorar la conexión entre las neuronas y que nuestro cerebro y las estructuras oculares funcione mejor y rindamos mejor.

7. REALIZAR PARPADEOS FRECUENTES. Parpadear con asiduidad para irrigar mejor los tejidos corneales y disminuir la rigidez visual. Sobre todo los usuarios de lentes de contacto.

8. SI ERES MIOPE de graduación baja, no debes utilizar las gafas ni las lentes de contacto para hacer las tareas cercanas prolongadas, porque estarás haciendo más esfuerzo visual que sin ellas, y favorecerás un aumento de la graduación.

9. LOS QUE TENGAN UN TERRENO O TERRAZA donde salir o realizar alguna actividad en exterior es la mejor forma de mantener unas buenas habilidades visuales y mantener una buena agudeza visual lejana. También la exposición a la luz solar del día es determinante para prevenir y retener la miopía en niños y adolescentes.

10. TENER UNA ALIMENTACIÓN EQUILIBRADA. Rica en vitamina A (zanahorias, leche, queso, espinacas…), tratando de comer muchas verduras y fruta fresca, y no abusar del azúcar.

11. TAMBIÉN SON IMPORTANTES ALGUNAS NORMAS DE ERGONOMÍA:

– Situar el escritorio frente a la ventana, no solo para poder mirar a lo lejos con cierta frecuencia, sino también, para trabajar el mayor tiempo posible con LUZ NATURAL.

– Si trabajamos o estudiamos de noche, o no podemos hacerlo con luz natural, debemos hacerlo siempre con una luz ambiental (de la habitación) y otra focal sobre la tarea que estamos haciendo, contraria a la mano preferente para no darnos sombras. Nunca leer en dispositivos electrónicos con la luz apagada de la habitación o libros con una linterna.

– Evitar las superficies brillantes tanto en la mesa como en el papel, ya que son muy estresantes y nos obligan a adoptar posturas incorrectas para evitarlas.

– Cuando vemos la televisión mantener una distancia igual o mayor a la diagonal de la pantalla multiplicada por 6. Nunca muy cerca, a menos de 2 metros. Con una iluminación de ambiente para evitar contrastes excesivos. No verla tumbado, ni más de 2 horas seguidas.

Pero pensad que solo tenemos dos ojos. Si no los forzamos en exceso, podremos cuidarlos un poco mejor y eso nos ayudará a rendir mejor y cuando todo esto pase, no nos dejará secuelas tales como cambios de graduación y estrés visual. CONCLUSIÓN ¡Cuidadlos y cuidaos!

Andrés González Fernández

Soy maestro, especialista en filología inglesa, pedagogo y orientador. En los últimos años he ampliado mi formación en el campo de la logopedia, la visión, la dislexia, el TDAH y otros tipos de dificultades en el aprendizaje, así como en la intervención de dichas dificultades.

X
X